Hace demasiado tiempo que quería ver a Sia. Hace casi cuatro años descubrí su música cuando salió Titanium con David Guetta, y desde ahí me he vuelto una fan obsesiva de su trabajo. Escucho regularmente su música y no me canso jamás de sus canciones, en especial, las más desconocidas.

Por eso, cuando decidí irme a estudiar a Nueva York por dos meses, busqué por todos lados dónde podría verla. Me metí a su página a averiguar sus pasos por esos meses, y resulta que justo estaba en una gira por todo Estados Unidos. Calzó que justo un día antes de que me fuera, iba a cerrar un nuevo festival de música que se haría ahí en Manhattan. Mucha suerte.

Me fui a Nueva York a estudiar por dos meses y justo Sia cerraría un festival de música en Manhattan un día antes de que me fuera.

Así que partí hacia Randall’s Island el 24 de julio, para conocer el Panorama Music Festival, que me pareció increíble. Una especie de Lollapalooza al aire libre, en un entorno cien por ciento natural y con una vista hacia Manhattan impagable. El spot perfecto para sentarse a escuchar música, disfrutar de un día de verano. No había tanta gente como pensé, lo que hizo mi experiencia mucho más agradable.

A las ocho de la tarde y todavía con luz, salió al escenario la melena rubia con negro más famosa del mundo. Desde su falda —que medía casi dos metros— ,salió la bailarina oficial de Sia, Maddie Ziegler, causando entre el público una emoción casi igual de grande —o más— que la se escuchó al ver a Sia. Y así comenzó el concierto que duró casi una hora.

Obviamente, como es usual, ella estuvo siempre en un lado del escenario, en una tarima que estaba un poco más arriba que sus bailarines y así comenzó a cantar Alive. Su voz es magnífica. Nada que decir. El show fue simple, pero aún así distinto, original y entretenido. En el escenario habían dos pantallas grandes en las cuales uno podía ver el show, pero previamente grabado, lo que generaba una sensación de estar viendo una película en vivo.

Kirsten Wiig, Tig Notaro, Ben Mendelsohn y Paul Dano aparecieron en los videos, dando la impresión de que estuvieran ahí mismo en el escenario. Su presentación fue un repaso por todos sus éxitos desde los inicios de su carrera. Todas fueron acompañados de una historia, protagonizada claramente por su estrella favorita, Maddie Ziegler.

El público se mantuvo tranquilo, pero participativo. Especialmente cuando cantó Cheap Thrills, Elastic Heart y una versión especial de Diamonds, canción que la australiana escribió para Rihanna. Después de una hora, Sia cerró con una versión lenta y a capela de Titanium, para después desaparecer en el escenario rápidamente.